La hora de Almuerzo


Yo creo que muchos estarán de acuerdo conmigo que la hora del almuerzo es uno de los momentos más agradables que tiene la jornada laboral.
Yo en mi trabajo espero con ansias ese momento, para poder despejarme, conversar con mi amiga alejandra y comentar algunos chismes de la oficina.
El único problema es que en los alrededores de mi lugar de trabajo sólo puedo encontrar lugares en donde se sirve comida rápida, pero no sólo ese es el problema, si no que tengo una patológica adicción a las hamburguesas del MCDonald´s. Por eso mismo trato de mantenerme alejada de aquellos restaurantes.
Y es por eso que la mayoría de las veces mi amiga y yo traemos las clásicas ensaladas desde nuestro hogar para comerlas en la misma oficina, y así no despertar sospechas en nuestro jefe que detesta que se lleven comidas.

Bueno, uno de esos días no llevamos ensaladas, sino que unas latas de atún con un poco de arroz, saludable, pensé. Partimos directo a la Kitchenet (pequeña cocina para servir café), y pusimos en nuestros platos nuestro delicioso y aromático almuerzo, hace pocos minutos mi jefe había salido a almorzar también, y siempre tardaba más de 1 hora en la calle, tiempo suficiente para poder comer y ventilar para no despertar la más mínima sospecha.
PERO NO!! ese día a mi jefe se le ocurrió volver con un sandwich, por lo tanto no tardó más de 10 minutos en volver y sentimos sus pasos avanzar hacia la cocina, y yo me asomé por la puerta y era él, Miré a mi amiga Alejandra con la boca llena de arroz y con los ojos desorbitados y no se me ocurrió nada mejor que meterme al baño, que está justo al lado de la Kitchenet, más bien en la misma, sólo que se abre otra puerta, pero OBVIAMENTE con el plato, ya que no podía dejarlo ahí, y mi amiga también fue tras de mi con su correspondiente plato de arroz y atún :S

Pero eso no era todo, no podía tragar el arroz que tenía en la boca, ya que la pestilencia del baño de hombres no me lo permitía, sentí que me ponía azul y luego morada hasta que vomité todo en el inodoro y mi amiga al verme se puso de todos colores y votó todo lo que tenía en su plato. Se escuchaban unos pasos en la cocina, era mi jefe que preguntó "se encuentra bien"??.
Callamos todo el tiempo hasta que estuvimos seguras de que se había ido.

Salimos del baño con un dolor de panza terrible y muertas de la risa, después de todo había sido una situación bastante ridícula y chistosa.

Moraleja: si quieren llevar almuerzo desde su casa hacia la oficina y tienen un jefe que prohibe tal cosa. Lleven igual, pero cómanlo en alguna plaza cercana o donde sea menos en la misma oficina, O terminarán en el baño!! :P






1 comentario:

  1. Hola chicas, si quieren comer bien tambien en la oficina les recomiento este delivey http://www.naturalydelicioso.com.ar

    ResponderEliminar

¡Nos encantaria saber tu opinión!