En el lumbral de mis recuerdos

Soy la que abraza al perrito.


Había una vez una niña que soñaba con ser grande...
El tiempo pasaba y ella imaginaba su vida cuando al fin llegara a ser una joven profecional, viviendo en su propio apartamento, teniendo su propia cartera, con su propio pinta labios y un espejito para mirarse. También imaginaba una gran librera con muchos pero muchos libros los cuales sentarse a leer libremente.
Esa niña, si no lo habrán aun imaginado, soy yo...
Cuantas veces no he pensado en esto pero... ¿Que haría mi niña de 10 años, si me conociera ahora en el futuro? ¿Tal vez pensaría que no soy de su agrado? ¿Que me convertí en lo que ella nunca quiso ser?
Quiero pensar que a mi Lily de hace mas de 20 años le hubiera agradado la chica que soy ahora...
Aun sigo teniendo sueños, aun sigo aspirando a ser ¡grande! Aun deseo conquistar el mundo...
No es tan difícil soñar, y tampoco es difícil convertirnos en aquello que alguna vez soñamos, creo que lo que estamos haciendo mal es: conformarnos
Tenemos un trabajo mediocre para poder tener un salario con el cual pagar miles de cuentas, muchas de las cuales no son siquiera necesarias, ¿al final quien necesita tener tantas cosas, cuando son tantos los que con tan poco se conforman?
No tomamos riesgos, nos vamos siempre por lo seguro. Recuerdo que siendo niña me tome muchos mas riesgos... muy a pesar de que me iban a regañar e incluso hasta golpear. Pero todo era valido con tal de conseguir mi sueño.
Mi banda favorita ;) ¡todavía!
Siendo adolescente una vez me escape de mi casa para poder comprar boletos para ver a la banda Timbiriche.
Recibí una golpiza tremenda por haber hecho eso, y los regaños no pararon por días, porque, quien sabe que me pudo habar ocurrido en esa salida. En fin es que no me paso nada, que sali sin permiso, porque de haberlo pedido me lo hubieran negado. (Cabe mencionar que no vivia con mis padres si con mi abuela paterna)
Y al final, pude ir al concierto ¡y con permiso! gracias a que me atreví a hacer lo que quería sin temer a las consecuencias, y hasta el sol de hoy, puedo decir que fue una de mis mas grandes hazañas. 

Quisiera poder tener ese espíritu emprendedor de antes, quisiera poder atreverme a ser feliz. Con tan poco podría lograrlo... Pero me empeño en vivir una vida cómoda. No me faltan muchas cosas pero me falta lo primordial: ¡Ser feliz!
Con esto no quiero decir que no lo sea por completo, tengo una familia que me ama tal como soy, tengo un novio al cual adoro y me adora a mi, una hija a la cual trato de llevar por el buen camino. Tengo muchas otras satisfacciones en mi vida, pero al final del día... sigo y seguiré soñando con llegar a tener eso que mi niña de 10 no pudo tener...
Algún día estaré ahí, y ese día, mi niña Lily estará muy orgullosa de mi, y yo también. Mientras tanto no dejare de seguir soñando.



¿Tienes tu algún sueño o inquietud que quisieras compartir con nosotras?
Anímate y déjanos un comentario :)

3 comentarios:

  1. Que bellos recuerdos gracias por compartir, estoy segura que la Lily que tenia 10 años estaria orgullosa de ti ahora, tan con una hija tan bella y tu tan joven :) y si es verdad hay que seguir conquistando nuestros sueños, que el trabajo y la rutina no lo arruinen, porque al final de cuentas solo nos vamos con nuestras vivencias

    ResponderEliminar
  2. Lily
    Muchas gracias por este regalo!! que maravilloso lo que has escrito, no puedo dejar de sorprenderme con lo hermoso de tus líneas y sobre todo como plasmas tu bella alma en los escritos :)
    Yo también quisiera poder recordar a esa niña de hace más de 20 años, la que creía que tenía el mundo a sus pies, la que creía que todo era posible si luchas por ello.. la que sueña, la que vive..
    Un abrazo grande para ti y para Katlyn ;)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Lore y tía Mirian! (aunque estas de anónima ;) creo que falto poner que sobre todo nunca debemos de dejar de ser autenticas! porque somos mujeres únicas chicas! las quiero mucho a las dos ;)

    ResponderEliminar

¡Nos encantaria saber tu opinión!